Cisterna

Debido a las insalubres aguas que abastecían a la localidad, el 23 de agosto de 1787 se instruyó expediente con una petición por parte del Alcalde, el Justicia, y el Ayuntamiento de Alfara de Algimia, al conde de Floridablanca para que autorizara la venta de 30 cahíces de trigo, que al final serían 40 porque no se sacaba bastante dinero, con el fin de construir una cisterna.

El Conde de Floridablanca contestó atendiendo tal petición en escrito de fecha 4 de octubre de 1787.

Para la construcción de la cisterna se dispuso de la aportación gratuita de los propios labradores y jornaleros de Alfara que pusieron al pie de la obra los materiales. Y en base a esta colaboración, de la autorización para la venta de 40 cahíces de trigo del Pósito municipal para la reserva de trigo, del total de los 81 chíces y 5 barchillas de que disponía.

El pósito, conocido en valenciano como "almodí", de trigo era una manera por la cual la monarquía ilustrada quería garantizar el suministro de trigo durante todo el año para la alimentación en España. Se calcula una necesidad para una persona adulta de 75 gramos de trigo de ración diaria. Funcionaba como un banco: se prestaba, y se devolvía con una cantidad de trigo entre un 5% y un 10% superior.

El día 26 de marzo de 1788 se puso la primera pieda en la cisterna y el día 17 de diciembre del mismo año, a las tres de la tarde, se puso la primera agua. 

Hace unos años aún se abría en los veranos. El control se llevaba desde las casas particulares que se encargaban de su mantenimiento y apertura diaria de la puerta.

La cisterna se encuentra restaurada.

Formulario de búsqueda

Lu Ma Mi Ju Vi Do
 
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30